¿Qué le hace la música a tú cerebro?


Según un estudio realizado por unos científicos, descubrieron que la propia música posee el gran beneficio de mantener plenamente activo el don de la "diferenciación auditiva", es por ello que en el caso de las personas que estudian música o que la escuchan constantemente muestran una notable capacidad para escuchar increíblemente las ondas sonoras que van llegando por medio de los entornos ruidosos. Es por esto que es muy recomendable que las personas mayores escuchen constantemente melodías musicales para que poco a poco puedan distinguir los sonidos que van llegando por medio de los ruidos de fondo.

Aunque no lo creas los estudios señalan que escuchar música ayuda exponencialmente a que los recuerdos que posee una persona que tiene la memoria afectada por equis razón vuelvan a retornar a su memoria normalmente, es por ello que muchas de las personas que por algún motivo o razón han vivido un momento traumático en sus vidas que les ha traído consecuencias graves como perder la capacidad cognitiva les recomiendan usar terapias musicales.

Podemos aprender otro tipo de idioma por medio de la música, ya que al escuchar y aprendernos una canción que está en otro idioma, esto hace que podamos fijar mucho mejor tanto las palabras como la fonética muchísimo más que como si se estuviese leyendo la letra de la canción. Además en este caso cuando un niño le gusta una canción que por ejemplo este en ingles el se aprende unas palabras y por iniciativa propia es capaz de investigar que significa ciertas palabras y allí comienza a aprender otro idioma.

La música en si nos hace sentir aun más emotivos, por alguna razón la música genera sentimientos muy fuertes en nuestra vida, ya que nos hace sentirnos más vivos, motivados y con mucha fuerzas pero a veces nos hace sentir triste y con el autoestima por el suelo, esto sucede porque la música provoca en sí una mayor sensibilidad ante la realidad que vivimos, además la música fortalece exponencialmente nuestros cerebros y también nuestro espíritu.
Con la tecnología de Blogger.