Estudiar música contribuye a tu salud


La música y la salud siempre han ido de la mano, pero no es sino desde el siglo XX en sí es que comenzaron los estudios de esta relación. Los primeros estudios sobre los efectos fisiológicos de la música fueron basados en descubrir resultados en la circulación, la tasa cardíaca y la frecuencia respiratoria.

Sus resultados indicaron que en ciertos patrones se inducía a estados de plena relajación, modificando de esta manera las constantes vitales y consiguiendo en consecuencia producir alivio ante algunos dolores presentes. Por ende, el estudiar música podría significar el mejorar tu estilo de vida.

La acción simple de escuchar la música puede generarte distintas reacciones en tu organismo, pero en su mayoría se obtiene satisfacción, alegría y relajación. En este sentido, al estudiar la música desarrollas habilidad motora, concentración y emoción lo que hace al cerebro producir hormonas estimulantes y que te ayudan a reforzar el sistema neurológico para la conducción de información.
Con la tecnología de Blogger.